Preguntas Frecuentes sobre la práctica del Mindfulness

Preguntas frecuentes

El Mindfulness o atención plena, es un estado de conciencia, de aceptación y observación abierta de la experiencia tal y como es en el momento presente, sin valorarlo ni juzgarlo.  Se enfoca en prácticas concretas y avaladas por la neurociencia. El tipo de prácticas son sencillas y muy variadas, pudiéndose adaptar en función del perfil y las necesidades de cada persona.

Las claves a tener en cuenta durante la práctica del Mindfulness son:
1. Atender a lo que ocurre en el presente
2. No comparar el estado actual con un ideal
3. No juzgar lo que se observa
4. Aceptar que la experiencia no es permanente

Se está aplicando con éxito en distintas situaciones como la ansiedad,  estrés, depresión, dolor crónico, hábitos alimenticios, hábitos saludables, etc.  Más allá de una técnica, implica una forma de ver la vida desde el aquí y ahora, sin juzgar, con conciencia plena. Y su efectividad radica en su práctica regular, hasta incorporarlo como filosofía de vida, como actitud.

Se recomienda hacer meditaciones formales de unos 30 minutos al día para notar mejor sus beneficios.  Al principio, es mejor empezar con 5 minutos, para ir incorporando su práctica como una rutina o hábito, y luego ya iremos alargando el tiempo.   Muchas personas prefieren hacer 10 o 15 minutos por la mañana, y 10 o 15 minutos por la tarde o antes de acostarse.  Es en función de los horarios y preferencias de la persona.  Si meditamos siempre a la misma hora, también ayudará a ser más constantes.  Si algún día no podemos, es mejor hacer 5 minutos que no hacer nada. La clave es la constancia.

Idealmente, es mejor practicarlo en un espacio silencioso, interior o exterior.  Donde la temperatura sea agradable y nos podamos sentar cómodamente, en una silla, o en posición de loto en el suelo, con ropa que no oprima el cuerpo.

Igual que cuando queremos estar en buena forma física, hacemos ejercicio físico regular, el Mindfulness se practica a diario para que de esta forma sea más fácil aplicarlo a la vida diaria y nos aporte más beneficios. Al hacer prácticas regulares de Mindfulness, entrenamos nuestra atención,  para dirigirla a aquello que realmente queremos en cualquier momento, y entrenamos también nuestra capacidad de auto-observación de nuestros procesos psicológicos y nuestros patrones de pensamiento.

El Mindfulness formal consiste en hacer distintos ejercicios o prácticas de atención a la respiración, al movimiento consciente, visualización, atención a las sensaciones corporales, emociones y pensamientos, etc.   Nos preparamos para ello, a través de una postura específica y le dedicamos un tiempo concreto.  Progresivamente se va aprendiendo a cultivar una actitud de amabilidad hacia nosotros mismos y hacia los demás.

El Mindfulness informal consiste en centrar la atención de forma intencionada y consciente a lo que ocurre mientras estamos haciendo algo en nuestra vida cotidiana: lavarnos los dientes, en la ducha, cuando paseamos o estamos cocinando, conduciendo, etc.

Idealmente, se pueden combinar ambas prácticas, ambas se retroalimentan: El hecho de practicar Mindfulness formal, conlleva una mayor conciencia y atención plena en las actividades cotidianas.

En función de los objetivos concretos de cada persona se establece un conjunto de prácticas concretas. En cada sesión se trabajan unos ejercicios concretos, así como otros aspectos relacionados con la propia práctica o con el objetivo de la persona.  Entre sesión y sesión, la persona dispone de audios con meditaciones guiadas para que pueda practicar diariamente, así como plantillas para ejercicios relacionados.  No se requieren conocimientos previos.

En cuanto a las sesiones, al ser individuales se adaptan al ritmo y compromiso de cada persona.  Para aprender las bases del Mindfulness y las prácticas más habituales, son necesarias 4 o 5 sesiones. En función del compromiso en la práctica y de los objetivos de cada persona, se ajusta el número de sesiones.

En un curso grupal coinciden varias personas que quieren aprender a meditar o practicar Mindfulness, se resuelven dudas y se comparten experiencias.

Curso de iniciación: Para iniciarse en el Mindfulness no se requieren conocimientos previos y lo ideal es comenzar con un curso de iniciación para descubrir en qué nos puede ayudar y si nos puede ser útil.  Cada persona es distinta.

Grupos de práctica semanal
: Si tienes nociones del Mindfulness o has practicado hace tiempo, pero te cuesta ser constante, no encuentras el momento para hacerlo o no te acuerdas, te invito a formar parte de los grupos de práctica semanal. Se trata de una sesión corta grupal cada semana en la que hacemos una meditación guiada, compartimos microhábitos, textos y reflexiones para ir incorporando el Mindfulness a nuestra vida personal y profesional. Meditar en grupo, aumenta la motivación, la constancia y el aprendizaje/enriquecimiento personal.

Puedes ver todos los detalles sobre las condiciones de cancelación de los cursos en la página de Política de Contratación.